Consejos para el entrenamiento del uso de las cajas de arena

caja de arenaMuchas personas dejan sus gatos en los refugios de animales a causa de los problemas con el uso de la caja de arena casi más que por cualquier otra razón. La triste verdad es que la gran mayoría de estas personas no hubieran tenido que renunciar a sus gaticos si se hubieran limitado a seguir algunas pautas básicas.

Tu gato es como un agente de bienes raíces, lo más importante es la ubicación. La caja de arena debe ser de fácil acceso y ofrecer una combinación de privacidad y rutas de escape; no debe estar cerca de donde come porque los gatos no eliminan donde comen.

Si tienes un perro, la caja de arena debe estar en un lugar donde este no puedaacceder a ella, ubícala en lugares alejados de ruidos como la lavandería o el sótano. Si la lavadora o el horno se encienden mientras el gatico está haciendo sus necesidades podría asustarloy hacer que se aleje de la caja de arena.

El tamaño importa. La caja de arena del gato debe ser lo suficientemente grande como para que pueda dar la vuelta y tener varios lugares donde excavar y para que pueda utilizarla más de una vez sin pisar sus desechos previamente depositados. Compra una caja lo suficientemente grande como para que se ajuste a los requisitos de un gato adulto de tamaño promedio.

¿Qué hay debajo de sus patas? La mayoría de los gatos parecen preferir una caja rellena con una textura arenosa. Para tu comodidad durante la eliminación de residuos líquidos y para mantener el mal olor al mínimo, te recomendamos una textura granulada. Debes conseguir además un lugar donde agrupar la basura puede ser en el barro tradicional, o puedes optar por versiones más respetuosas del medio ambiente hechas de maíz, trigo u otros granos. No utilice arena perfumada, el olor es insoportable en la nariz de un gato sensible y puede causar que evite la caja de arena. Hay muchos materiales granulados hechos a base de madera que tienen un aroma natural que la mayoría de las personas (y los gatos) encuentran agradable.

Manténgala limpia. La cosa más importante que puedes hacer para asegurarte de que tu gato haga sus necesidades en la caja de arena es manteniéndola limpia. Esto implica que saques los desechos sólidos y líquidos por lo menos dos veces al día y laves toda la caja con jabón y agua una vez a la semana (puedes conseguir que el lavado sea menos frecuente si utilizas una con aglutinación basura, pero  aunque utilices esto, debes lavar la caja de arena por lo menos una vez en el mes). Usa jabón natural preferentemente del que no tiene perfume y agua caliente para las limpiezas semanales y después enjuaga bien la caja. Si estás tratando con una enfermedad o una plaga de parásitos, enjuágala con una mezcla débil de lejía después de lavarla con agua y jabón.

Una nota final: Las cajas de arena tapadas no siempre son ideales porque fácilmente puedes olvidarte de limpiarla si no puedes ver el desorden. Estas atrapan los olores fecales y urinarios, por lo que cuando su gatico está dentro, estarádentro de una cámara de gas en miniatura. ¿Te gustaría usar un baño en el que tengas que atravesar por aguas residuales para llegar al inodoro y te provoque arcadas el hedor en el aire? No lo creo.Si mantienesla caja limpia y accesible y te aseguras de que sea del tamaño adecuado para tu gato, este no debe tener ningún problema con su uso.

Esta entrada fue publicada en Entrenamiento y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.