Gatos: Problemas urinarios y las cajas de arena

caja de arenaMuchos gatos tienen preferencias en cuanto a qué tipo de arena les gusta usar. Si estás teniendo problemas con tu gato porque orina fuera de la caja de arena, hay varias posibilidades que debes considerar. Ningún gato es perfecto, pero los que orinan donde no deben podrían estar en riesgo de perder sus hogares. En estos casos es importante entender por qué tu mascota está causando tantos problemas antes de tomar una decisión drástica.

Problemas físicos. Descarta cualquier problema físico que pueda estar influyendo en que tu gato orine fuera de la caja de arena. La infección del tracto urinario o una infección urinaria es común en los gatos y pudieran ser la causa. Si tu gato tiene la costumbre de utilizar correctamente la caja de arena y de repente elimina en zonas inapropiadas, debes investigar que lo puso en esta situación. Un gato con una infección urinaria experimentará dolor al orinar y puede ser que asocie la caja de arena con ese dolor ya que sólo lo siente cuando está en ella. Así que, con el fin de evitar el dolor, evita la caja de arena. Pronto va a descubrir que el dolor continúa, pero no hasta que haya probado en varios lugares. En este caso debes llevar a tu gato al veterinario para que le ponga un tratamiento; el problema debe desaparecer con la infección. Aunque no sospeches que tu gato tiene una infección, es importante descartar cualquier problema médico antes de intentar otras cosas.

Caja de arena azul. El estrés algunas veces puede hacer que un gato deje de usar la caja de arena. Hay gatos a los que les gusta emboscar a los otros y para ello, pueden esperar en un lugar hasta que el otro llegue para luego saltarle encima. Esto no es más que un juego. Si tienes dos gatos en tu casa, algo como esto puede ser el problema. Además, factores de estrés tales como cambios, divorcios, violencia doméstica o discordia en el hogar, son cosas que podrían estresar a un gatico. Esto conduce a un comportamiento rebelde, algunos de los cuales están relacionados con el uso de la caja de arena. Esto pudiera hacer que tu gato sienta la necesidad de reafirmar su territorio o simplemente, puede estar ansioso y confundido.

Problemas con la caja de arena. Tal vez hay algo que tu gato encuentra desagradable en la caja de arena. Si la caja de arena está cubierta y a tu mascota no le gustan los espacios confinados o está descubierta y no le gusta sentirse expuesta mientras la utiliza, esta puede ser la causa. A lo mejor no limpias la caja de arena con frecuencia y a tu gato no le gusta tener las patas alrededor de la arena que se ha utilizado demasiado o que huele mal. Los gatos grandes necesitan cajas más grandes y la que tiene tu mascota podría ser demasiado pequeña para acomodarse bien. A los gatos les gusta tener más de una opción, por lo que una buena regla general es tener una caja de arena por gato, más una extra. Incluso en una casa donde hay un solo gato debe haber dos cajas de arena. A tu gato puede no gustarle la ubicación de su caja de arena porque es demasiado pública o porque no tiene suficiente interacción con los demás miembros de la casa. Trata de mover la caja de arena hasta un lugar próximo a donde tu gato está eliminando para ver si se soluciona el problema.

Algo pasa con la arena para gatos. Hay tantos tipos de arena para gatos en el mercado que tendrás que ir probando hasta que encuentres la que más le gusta a tu mascota. Algunos prefieren la arcilla, otros las que forman grumos, a otros las que son elaboradas a partir de trigo o de maíz y también están los que prefieren las que tiene pequeñas cosas azules y blancos perlados. Tendrás que analizar dónde está eliminando tu gato para determinar por qué lo hace. Por ejemplo, si orina en una alfombra de baño, su caja de arena debe contener más o menos una pulgada de profundidad. Si después de orinar patea algo grande que se ha caído de la cama o de la cesta de la ropa, trata de añadir más arena a la caja porque parece que le gusta cavar profundo. Se necesita tiempo y paciencia para resolver este problema, pero no te rindas, que vale la pena cada esfuerzo que haces para mantener a tu querida mascota a tu lado.

This entry was posted in Problemas comunes. Bookmark the permalink.