Los gatitos que no socializan

gaticos jugandoSocializar a un gatico joven puede ser una tarea difícil. Aunque pueda parecer que tu nuevo gatico no te quiere, es muy probable que su comportamiento se deba a otras causas.  Los gatos que no se han criado con las personas tienden a ser tímidos, por lo que tu pequeña mascota puede ser un ejemplo de ello.

Social vs. salvaje. Los gaticos socializados por lo general han sido tratados con cariño todos los días desde su nacimiento. Estos gaticos están relacionados con el olor de un ser humano y han tenido tiempo de socializar. Los primeros momentos de socialización son a partir de la tercera y hasta la séptima semana de nacidos y aunque también pueden ser socializados durante la séptima y hasta las 12 semanas de nacidos e incluso hasta los seis meses de edad, cuando son mayores tienen menos posibilidades de sentirse cómodos entre las personas. En casos extremos se convierten en gatos salvajes, ya sea porque fueron abandonados al nacer, se perdieron o tienen miedo de que las personas los toquen.

Evaluación. Al evaluar los gaticos que tienen de 12 semanas a 6 meses de nacidos, los que se sientan acurrucados en un rincón cuando te acercas es muy probable que no estén socializados. Los gaticos socializados permiten que los carguen, incluso una persona desconocida. Si cargas un gatico y comienza a ronronear mientras lo sostienes, es muy probable que le guste la compañía humana y entonces habrás encontrado una mascota maravillosa.

Gatos salvajes. Es posible que no lo sepas porque los gatos salvajes pueden ser expertos ocultándose y por eso nunca los ves, pero el 80 por ciento de los gaticos que nacen cada año terminan abandonados y sin socializar. Es posible que encuentres un gatico salvaje y puedas socializarlo lo suficiente para que se adapte a vivir en tu casa (entre más joven sea el gatico, mayores serán las probabilidades), pero algunos nunca pueden vivir felices entre las personas.

Capturar-esterilizar-soltar. Si quieres ayudar a los gaticos salvajes puedes participar en el programa de control de las poblaciones silvestres “capturar-esterilizar-soltar”. En primer lugar, se atrapan los gatos salvajes, luego se llevan hasta la clínica veterinaria para esterilizarlos o castrarlos, se vacunan contra la rabia y se les corta la punta de una oreja. Una vez que terminan, se dejan en libertad para que vuelvan a su colonia. La mayoría de los administradores de población de gatos salvajes proporcionan alimentos a los gatos después de completar el procedimiento. Cuando los gatos entran en la población, ya están vacunados y esterilizados. Puedes saber si un gato salvaje ya ha pasado por el programa si tiene la punta de la oreja izquierda cortada, lo cual se realiza mientras está bajo los efectos de la anestesia.

Adopción. Durante el programa de capturar-esterilizar-soltar, mientras el gato está en la oficina del veterinario, va a ser evaluado con respecto a su nivel de socialización y si es amable, es un candidato para ser adoptado. Los gatos que tienen este comportamiento suelen ir a los programas de adopción. Los padres de acogida llevan a los gatos a un lugar público como las afueras de una tienda de mascotas (después de recibir el permiso) y realizan adopciones públicas, por lo general los fines de semana.

Esta entrada fue publicada en Socialización y agresión. Guarda el enlace permanente.