Manejo del dolor a largo y corto plazo en los gatos

Es posible que te desconciertes cuando tu gatito sufre de dolor persistente. La fisiología única de tu mascota y su situación particular van a definir el modo de actuación del veterinario.

gato en cama enfermoEl dolor a corto y largo plazo

Está el dolor agudo y el dolor crónico. ¿Cómo saber la diferencia? Eso es relativo. El dolor agudo se limita a una situación, como un accidente o enfermedad, y mientras se recupera el dolor se detiene.
El dolor crónico es a largo plazo, pero es un proceso continuo – una cirugía seria puede causar dolor crónico durante meses, pero el dolor termina con el tiempo, mientras que la artritis o el cáncer pueden causar dolor crónico para el resto de la vida de tu mascota.
Los fármacos u otras terapias que el veterinario recomendará dependerá de la duración prevista de las molestias de tu mascota y su causa.

Sensibilidad

El dolor crónico puede causar un problema adicional en los gatitos sensibles. En este tipo de mascotas un dolor normal, por hiper estimulación, se siente súper doloroso. Incluso comer y acariciarlo puede convertirse en un dolor terrible para gatos sensibilizado.

Drogas y medicamentos

La triste realidad es que todas las drogas tienen problemas de toxicidad y efectos secundarios potencialmente dañinos. Cuando el gato siente dolor, tú y el veterinario tendrán que sopesar los riesgos contra el confort básico y la felicidad.

Los esteroides alivian el dolor al reducir la inflamación. Se emplean a corto plazo para el manejo del dolor, como cuando el gato se está recuperando de un accidente o cirugía. Los fármacos antiinflamatorios no esteroides son considerados más seguros para el manejo del dolor a largo plazo, pero sólo uno – el meloxicam – es ampliamente considerado seguro para los felinos. Por favor, no uses medicamentos humanos (ibuprofeno, aspirina y otros) para el tratamiento de tu gatito, estos son terriblemente venenosos para él.

Los opiáceos y otros tipos de drogas son populares para el manejo del dolor a largo plazo. Se utilizan con mayor frecuencia en los pacientes terminales, debido a la posibilidad de efectos secundarios en los gatos sanos.

Los antidepresivos tricíclicos ligeramente psicodélicos y antagonistas de los receptores NMDA (como la ketamina) son muy populares para aliviar el dolor del gatito a largo plazo y se consideran muy seguros para tu compañero felino.

Terapias alternativas

No pases por alto el poder del confort para aliviar el dolor de tu gatito. Un ambiente cálido y acogedor, una cama tranquila y suave pueden hacer maravillas para el dolor de los huesos.

Algunos especialistas veterinarios recomiendan el masaje o la acupuntura cuando se está frente al dolor crónico de las mascotas. Para tu gatito, masajea en ascenso y acaricia de forma regular. Muchas de las prácticas veterinarias tienen un veterinario acupunturista en el personal que emplea estas opciones de tratamiento para aliviar la angustia de tu gatito.

No olvides de las maravillas de la hierba gatera. Siempre y cuando tu gatito no responda como loco (lo que podría agravar las lesiones), el tratamiento con “catjuana médica” puede ser agradable y relajante.

Esta entrada fue publicada en Cuidados e higiene. Guarda el enlace permanente.