Medicinas para la diabetes en los gatos

gato salud medicina veterinarioA pesar de que la insulina es el mejor medicamento para la diabetes en los felinos, no es el único. De hecho, algunos gatos diabéticos no necesitan insulina ya que puede ser controlada con otros medicamentos.

Diabetes mellitus felina. En los gatos diagnosticados con diabetes mellitus, el páncreas no produce suficiente cantidad de insulina para regular la glucosa en el cuerpo. Cuando la insulina es deficiente o ineficaz, el cuerpo del gato comienza a metabolizar las reservas de grasa y proteínas para su uso como fuentes alternativas de energía. Como resultado, tu mascota pierde peso a pesar de que siempre tiene hambre, toma agua y orina en exceso y por lo general, comienza a tener una mala apariencia. Si tu gato tiene cualquiera de estos síntomas, llévalo al veterinario para que le haga un diagnóstico.

Insulina. Los gatos con diabetes se dividen en las categorías de insulinodependiente y no insulinodependiente. Si tu gato es dependiente de la insulina, tendrás que administrarle inyecciones de insulina una o dos veces al día junto con las comidas, según las recomendaciones del veterinario. Estas inyecciones se administran por vía subcutánea, o sea, por debajo de la piel. Al principio puede ser que sientas miedo, pero el veterinario te enseñará a vacunar a tu gato y una vez que aprendas, se convertirá en parte de tu rutina diaria. Sin embargo, las inyecciones de insulina deben tener un horario estricto. El veterinario supervisará regularmente el nivel de glucosa de tu gato y realizará los ajustes que crea conveniente a las dosis de insulina.

Glipizida. Los gatos con diabetes que no son insulinodependientes pueden recibir glipizida, un fármaco relativamente barato fabricado bajo el nombre comercial de Glucotrol por Pfizer. Este medicamento oral obliga al páncreas a producir más insulina. Debes darle a tu mascota la píldora mientras está comiendo su comida para gatos. Los gatos vomitan cuando comienzan a tomar el medicamento, pero, después de unas cuantas dosis dejan de hacerlo. Sin embargo, como es muy importante que tu gato coma con regularidad porque es diabético, consulta con el veterinario si vomita después de consumir la glipizida. El veterinario controlará los niveles de azúcar en la sangre de tu gato y los recuentos de glóbulos blancos, mientras está tomando la medicación.

Metilcobalamina. La metilcobalamina es un tipo de vitamina B-12 que se da a los gatos diabéticos que sufren de neuropatía. La neuropatía es la complicación más común de la diabetes felina y afecta los nervios de las patas traseras del animal. Si ves que la parte trasera de tu gato está diferente al caminar, llévalo al veterinario. La metilcobalamina se comercializa en comprimidos y se administra por vía oral según la dosis que determine el veterinario. Tu gato podría necesitar el medicamento durante un año o más, pero debe ayudarle a recuperar la capacidad de caminar normalmente.

Esta entrada fue publicada en Veterinario, vacunación. Guarda el enlace permanente.