¿Qué significa cuando un gatito envuelve sus brazos alrededor de los tuyos?

cargadoTú y tu amigo ronroneando como dos guisantes en una vaina. Él duerme contigo, se acurruca en tu regazo y siempre parece abrazar tu brazo. Tu amigo no puede hablar por lo que se comunica a través del ronroneo, maullidos y el lenguaje corporal. Al acurrucarte en tu brazo, él está mostrando afecto.

Signo de afecto

Después de un largo día en la oficina, pones tus pies en alto y descansas su brazo en el borde del sofá. Tu gato llega, se sienta en tu brazo y envuelve sus patas alrededor tuyo. O si deja tu brazo en su regazo, él puede acurrucarse junto a él, descansar su pata en el brazo y poner su cabeza en tu mano. Está imitando un movimiento de abrazos, que no es más que un signo de consuelo y afecto. El te adora, es totalmente fiel a ti y se siente verdaderamente relajado cuando está en tu presencia. Además, estás caliente. A los gatos les gusta estar caliente y tu brazo ayuda a hacer que se sientan cómodamente.

Ruidos de acompañamiento

Tu gatito mullido probablemente hace todo tipo de ruidos cuando se acurruca en tu brazo. Él va a ronronear con fuerza y hacer lindos gritos agudos. Ronronear y “hablar” son su manera de señalarte que él está perfectamente contento y todo está bien. No todos los gatos ronronean, por lo que no te desanimes si tu pequeño no lo hace. El ronroneo es un comportamiento aprendido de su madre. Si él no es un ronroneador, su lenguaje corporal y maullidos te harán saber cuando está contento.

Otros Signos

Hay otros signos de los que no tienes ni idea de la bienaventuranza de tu pequeño felino. Un ejemplo es cuando tu mascota salta en el sofá al lado tuyo, busca que su cabeza tope tu mano o golpea la cabeza contra ti. Él te lame y pica en el brazo, de forma similar a la forma en los seres humanos cuando se besan. Parte de la razón por la que los gatos te lamen es difundir su aroma. Él te ha marcado y por lo tanto te tiene para sí mismo. Los felinos también hacen un movimiento de amasamiento cuando están excitados. Probablemente extienden sus dedos de los pies hacia fuera y suavemente amasan tu brazo.

Cuando está molesto

Si bien el amasado suave y mordisquear tu brazo son pistas que tu gato está feliz, sus movimientos no deben ser agresivos. Si sus garras te extraen sangre o si su mordida es dolorosa, él te está diciendo que está molesto y hay que dejarlo solo. Él puede tener sus orejas puntiagudas hacia atrás y lo más probable es que ronronee cuando está agitado. Basta con mover el brazo de manera que pueda estar libre y lejos como le plazca. Cuando vuelva a relajarse, va a volver y pedir más atención.

Esta entrada fue publicada en Entendiendo a tu gato. Guarda el enlace permanente.