Heces suaves ocasionales en los gatos

caja de arenaSi tu dulce gatito a veces experimenta un ataque de heces blandas, probablemente no es una gran cosa. La diarrea ocasional es común en los gatos. En realidad, aparte de su incomodidad, la situación es probablemente más difícil para ti – especialmente si eres el responsable de limpiar el suelo de ese día.

Signos

Si tu mascota está teniendo heces blandas con una textura de tipo líquido, entonces la diarrea suena como el problema. Sin embargo, estate atento a otros signos reveladores. Quizás tu gato está teniendo dificultades para defecar y los gases también pueden ser un problema para tu mascota. En algunos casos, los gatos que sufren de diarrea parecen agotados e irritables. El dolor gastrointestinal combinado con fatiga es igual a un caso clásico de diarrea. En este momento, tu gato puede necesitar un poco de cariño, un buen descanso y relajación.

Cambiar la dieta

Cuando se trata de situaciones de heces blandas de menor importancia, la causa principal es el cambio de dieta. Tal vez cambiaste a una nueva marca de comida para gatos o estás alimentándolo con una comida más húmeda que antes. Cualquiera que sea la situación, la diferencia repentina en la dieta es un shock para el sistema del gato. Debido a esta posibilidad, siempre trata de introducir cambios en la dieta poco a poco – no hay necesidad de apresurarse. Haz el cambio en el transcurso de dos semanas. Comienza mezclando un 25 por ciento de alimento nuevo con el viejo, entonces el 50 por ciento y así sucesivamente hasta que la comida de tu mascota este totalmente cambiada. Al tomar un enfoque lento, vas minimizar el malestar digestivo en tu gato.

Las causas graves

Aunque la diarrea frecuentemente no suele apuntar a algo grave, también podría ser indicativo de un problema de salud subyacente, así que ten cuidado. Debido a esto, siempre consulta a un veterinario cuando tu querido gato tiene esta condición. Nunca desestimes. La diarrea puede ser un síntoma de colitis, enfermedad renal, infección bacteriana, problemas de tiroides, pancreatitis e incluso el cáncer. Cuanto antes se descubra el problema de salud de tu gato, más fácil puede ser arreglarlo. No pierdas tiempo en llevar a tu gato al veterinario, especialmente si notas signos de “emergencia” – incluyendo heces con sangre, vómito, dolor de estómago severo y sensación de debilidad.

Ayuda en el hogar

Si los síntomas de tu gato parecen graves, debes llevarlo a la clínica de emergencia, ya que no puede ser capaz de ver al veterinario inmediatamente. De lo contrario, mientras están esperando la cita, hay algunas cosas que tu puede hacer para ayudar a calmar su delicada panza. Evita darle comida hasta que llegue al veterinario. Asegúrate de que beba mucha agua pues la deshidratación es siempre un riesgo, así que ten cuidado. Si le das de comer, espera alrededor de un día, y aún así mantén una comida simple y anodina para que se calme su estómago. Piense en lo clásico: carne picada y arroz hervido.

Esta entrada fue publicada en Cuidados e higiene. Guarda el enlace permanente.